Ligero y fresco: Esta es la mejor manera de comer durante el calor del verano

El verano ofrece actualmente muchas horas de sol y temperaturas maravillosamente altas, a veces superiores a los 30 grados.

Pero el calor no solo tiene sus ventajas, sino que también puede ser muy estresante para el organismo, especialmente los deportes, el trabajo concentrado o el esfuerzo físico son más difíciles de lo habitual.

Una dieta adaptada con alimentos seleccionados puede ayudar a que el cuerpo sea más eficiente y resistente al calor durante estos tiempos.

Así es como se ve una dieta caliente:

1. Bebe mucho, pero adecuadamente

Beber lo suficiente es particularmente importante en verano. Bajo el sol, el cuerpo a menudo anhela un refrigerio fresco. Se supone que las bebidas heladas ayudan, pero en realidad tienen el efecto contrario.

“Algunos estudios han demostrado que las bebidas frías permanecen más tiempo en el estómago”, explica el nutricionista Dr. Annette Neubert de Nestlé Nutrition Studio.

“El estímulo del frío hace que cambie el movimiento del estómago y que el contenido del estómago llegue al intestino delgado más lentamente”.

Por el contrario, las bebidas calientes dilatan los vasos sanguíneos del estómago y los intestinos y, por lo tanto, se absorben más rápidamente en la sangre. Las pérdidas de agua se pueden compensar mejor de esta manera.

En los días calurosos, se recomiendan bebidas tibias como el té. Estos también te hacen sudar, pero el sudor que se evapora en la piel vuelve a enfriar el cuerpo.

En el calor y el deporte, el requerimiento de agua puede duplicarse rápidamente.

Según el Dr. Neubert, ya que el flujo de sangre al cerebro, los músculos y los órganos ya no funciona tan bien.

Por lo tanto, se deben aspirar al menos 1,5 a 2 litros de líquido todos los días, más si hace calor.

Las bebidas bajas en calorías como el agua, los refrescos de jugo de frutas y las infusiones de frutas y hierbas sin azúcar son especialmente adecuadas para calmar la sed.

2. Los alimentos ricos en agua son ideales

Además, los alimentos con un alto contenido de agua deben estar en el menú. Estos no solo proporcionan al cuerpo una gran cantidad de líquido, sino que generalmente no son tan pesados ​​​​en el estómago.

Especialmente las ensaladas y las frutas, así como muchas verduras, son ideales para el verano. Las sandías o los melocotones, por ejemplo, aportan un contenido de agua especialmente elevado.

Las bayas también son un complemento ideal para las comidas del día, ya que son especialmente bajas en calorías y aportan al organismo sustancias importantes como los antioxidantes.

De acuerdo con la nutrición ayurvédica tradicional, los productos lácteos como el yogur, el quark y similares deberían tener un efecto refrescante.

3. Coma alimentos ligeros cuando hace calor

De todos modos, las altas temperaturas son un desafío para el cuerpo, las comidas abundantes o ricas en grasas lo someterían a una presión adicional; por lo tanto, la comida ligera está a la orden del día.

Las ensaladas son tan buenas para esto como las verduras al vapor, la carne o el pescado. Los batidos saludables también proporcionan al cuerpo energía y muchos minerales.

Las frutas y verduras son perfectas para un tentempié entre horas. Ideal: simplemente prepare una pequeña cantidad de zanahorias, pepinos, manzanas, etc. por la mañana, luego puede comer durante el día.

Incluso si el día está llegando a su fin lentamente, no debe excederse: comer tarde y grasoso dificultaría la digestión por la noche.

Galería de fotos: 20 recetas fáciles de verano

4. El ayuno intermitente alivia el cuerpo

Para no forzar el cuerpo durante las noches calurosas, también se recomienda el ayuno intermitente en las diferentes variantes, 16:8 o 3:2.

Eso significa: comer en las horas frescas de la mañana y luego nuevamente a primera hora de la tarde, después de eso nada más. Perfecto para un verano fantástico.

5. Evita el alcohol y las comidas picantes en verano

Incluso si es tentador: el alcohol, incluso en forma de cerveza fresca o aperitivo afrutado, solo debe beberse en pequeñas cantidades.

El calor y el alcohol no se llevan muy bien. Además, el alcohol reseca el cuerpo debido a su efecto deshidratante. Esto puede incluso conducir a problemas circulatorios.

Si de todos modos estás luchando con las altas temperaturas, también debes evitar las comidas picantes.

Si bien la capsaicina que se encuentra en el chile y la pimienta negra es beneficiosa para la digestión, puede aumentar la temperatura corporal y, por lo tanto, estimular la producción de sudor.

Tenga cuidado con los alimentos crudos de origen animal. Los huevos crudos, por ejemplo en tiramisú o mayonesa, pero también el pescado y la carne crudos son particularmente susceptibles a la salmonela y otras bacterias. Estos pueden conducir a problemas digestivos y diarrea.

Leave a Reply

Your email address will not be published.