Engaña al cabrón: Con estos trucos te motivas a hacer ejercicio

Lleva la caja de agua al tercer piso, sin jadear por aire.

Un cuerpo más delgado, menos molestias y dolores: la mayoría de nosotros nos damos cuenta de que es bueno hacer ejercicio con regularidad.

Desafortunadamente, eso no significa automáticamente que estemos listos para ponernos nuestro equipo deportivo y ponernos en marcha.

Quienquiera que nos mantenga a raya con demasiada frecuencia es el yo más débil. Es experto en encontrar 20 razones por las que el sofá es una mejor opción que la unidad deportiva. ¿Cómo lo burlas?

1er truco: Haz del entrenamiento un hábito

Según el psicólogo deportivo Thomas Ritthaler de Munich, si nos resulta difícil recoger la primicia, suele haber una razón detrás: todavía no hemos establecido el entrenamiento como un hábito en la vida cotidiana.

Tales hábitos tienen una gran ventaja porque los seguimos sin mucha deliberación. “Por la noche nos cepillamos los dientes, sin tener que negociar mucho entre nosotros”, dice Ritthaler.

Así que la buena noticia es: una vez que el deporte esté firmemente anclado en la vida cotidiana, el yo más débil ya no nos arrojará tantas excusas deportivas a los pies. Las malas noticias: el camino hacia el hábito requiere perseverancia y una buena porción de autodisciplina.

Según Ritthaler, si todavía estamos en los comienzos del deporte, nos fijamos principalmente en los costos y menos en los beneficios. Porque tenemos que liberar una ventana de tiempo para el deporte en nuestra ajetreada vida cotidiana.

Y, por supuesto, la primera unidad de Pilates o sesión de jogging es particularmente exigente para los nuevos en los deportes. A veces incluso es frustrante porque no estás en buena forma y todos los demás te pasan por alto.

Entonces es aún más importante traer alegría a bordo. “Encontramos la mayor motivación cuando realmente tenemos ganas de hacer un deporte”, dice Ritthaler. “Si no se trata principalmente de querer adelgazar, sino de divertirse”.

En psicología esto se llama motivación intrínseca. Ese es el impulso que no proviene del ansiado reconocimiento desde fuera, sino desde dentro de nosotros mismos.

2º truco: Márcate metas específicas

Pero, ¿cómo te acostumbras? “Al principio, debe establecer objetivos específicos, por ejemplo, con la pregunta: ¿Qué quiero lograr?”, dice la científica deportiva Laura Blanz de la Universidad Alemana de Prevención y Gestión de la Salud (DHfPG).

El siguiente paso es derivar un plan concreto de las metas. Según Blanz, “Comenzaré a correr la próxima semana” es demasiado vago.

Si, por el contrario, tenemos pensado salir a correr el jueves después del trabajo a las 17:00 horas, es más probable que cumplamos nuestro plan. Sobre todo cuando tenemos un plan B preparado para el mal tiempo: la cazadora deportiva con capucha o la cinta de correr del gimnasio.

3er truco: establece metas pequeñas

¿Cuanto más grande, mejor? Esto no se aplica a los objetivos en los deportes, al principio. “Aunque parezca ridículo: fíjese objetivos muy pequeños”, aconseja el psicólogo deportivo Ritthaler. Porque incluso un minuto de deporte es más que un minuto de deporte.

Si el psicólogo deportivo se sale con la suya, en realidad puede ser un objetivo hacer diez minutos al día. El argumento “¡no hay tiempo!” popular entre el bastardo queda así en nada.

Porque incluso en días estresantes, cabe una pequeña caminata alrededor de la cuadra o un breve ejercicio abdominal. Y: si entrenas diez minutos en seis días, has hecho una hora de deporte al final de la semana, no tan poco.

4º truco: Pide cita para hacer deporte

Las citas deportivas con otras personas también pueden tener un efecto motivador. Según el científico deportivo Blanz, el obstáculo para no hacer esto es significativamente mayor. Finalmente, las pulseras y las aplicaciones de fitness también pueden promover el ejercicio porque hacen visible el progreso. “Pero no debe dejar que eso lo ponga bajo presión”, dice Ritthaler.

¿Qué pasa si no tenemos ganas de hacer deporte en absoluto? “Entonces no deberías ser castigado por ello. El deporte no debe convertirse en una compulsión desesperada”, dice Blanz. Aunque mantenerlo es importante para crear el hábito: es normal que las cosas no siempre salgan a la perfección. Y que el yo más débil a veces nos convence con sus excusas deportivas.

5to truco: Escucha a tu cuerpo

A veces, el bastardo puede ser persuadido por lo que Thomas Ritthaler llama un “trato de cinco minutos”. Planeas entrenar durante cinco minutos. Después de eso puedes parar con la conciencia tranquila.

Una vez que estés en tu ropa de correr o de pie sobre la colchoneta deportiva, cinco minutos a menudo se convierten en diez o quince minutos. El bastardo interior se ha quedado en silencio.

A veces, el cuerpo también informa que no tiene ganas de hacer ejercicio hoy debido a dolores musculares o fatiga. “No debes ignorar estas señales del cuerpo”, dice Blanz. Entonces, en lugar de trotar, una caminata podría hacerte bien. O en lugar de la sudorosa unidad giratoria en el estudio, un entrenamiento más suave en casa.

Entonces, si escuchas a tu cuerpo y menos a tu yo más débil, tienes una buena oportunidad de incorporar el deporte en la vida cotidiana, y con él todas las cosas buenas que hace.

Leave a Reply

Your email address will not be published.