Desplazarse en bicicleta: Estos consejos te llevarán a tu destino

Muchos llevan años haciéndolo, otros sólo coquetean ante los altos precios de la gasolina: ir al trabajo en bicicleta.

Pero, ¿cómo puede hacer el cambio si casi nunca ha estado sobre dos ruedas en la vida cotidiana y no tiene pantorrillas ni muslos de acero durante mucho tiempo? Consejos sobre cómo empezar:

No subestimes tu nivel de entrenamiento

Como persona no capacitada, ¿puedo ir en bicicleta diez kilómetros al trabajo? Por supuesto, dice Ingo Froboese, profesor de Prevención y Rehabilitación en el Deporte en la Universidad Alemana del Deporte en Colonia.

“Cualquiera que pueda caminar durante media hora también puede andar en bicicleta durante media hora”, dice. Eso es aproximadamente lo que se tarda en recorrer diez kilómetros en bicicleta. Para empezar, es mejor planificar tres cuartos de hora, según el científico deportivo.

Palabra clave planificación del tiempo: para llegar puntualmente al trabajo, no se debe olvidar el llamado “tiempo de preparación”, aconseja Tim Böhme, consultor para la formación de entrenadores en la Asociación Alemana de Ciclistas (BDR). Porque mientras la búsqueda de un lugar para estacionar espera después del viaje en automóvil, un paseo en bicicleta termina encadenando el vehículo, refrescarse o incluso darse una ducha. Para que no haya estrés, también se debe dejar tiempo para esto.

La ruta: Mejor cómoda que corta

Un recorrido en bicicleta comienza con una buena planificación, al igual que el viaje en dos ruedas. “¿Puedo ir al trabajo cómodamente en mi bicicleta? Debe hacerse esta pregunta con anticipación”, dice Tim Böhme.

También se trata de las peculiaridades particulares de la ruta. Por la mañana y por la tarde se llena de gente en muchos carriles bici. Por lo tanto, el experto en bicicletas aconseja elegir una ruta con carriles amplios para bicicletas. “Las calles de sentido único también son adecuadas”.

El camino más corto hacia la meta no tiene por qué ser necesariamente el mejor. Si hay una montaña empinada esperando a mitad de camino, es mejor tomar una ruta más agradable, aunque sea un poco más larga.

Personaliza tu bicicleta y compruébalo

Para evitar quejas como el dolor al andar en bicicleta, la bicicleta debe adaptarse a su propio cuerpo. Por ejemplo, están los manillares: “Los puños deben ser ergonómicos para que la presión sobre las muñecas, los brazos y los hombros se absorba bien”, dice Ingo Froboese.

Las dimensiones del manillar también son importantes: si son demasiado anchos, hay que aplicar más fuerza de la necesaria. Por otro lado, si es demasiado estrecho, no tendrás un buen control de la bicicleta.

Si la bicicleta ha estado en el sótano sin usar por un tiempo, lo mejor es enviarla primero para que la inspeccionen, aconseja Froboese. Porque muchos materiales se vuelven porosos con el tiempo, como el caucho de los neumáticos. Esto puede ser peligroso en la carretera, al igual que las luces defectuosas o las pastillas de freno desgastadas.

El estilo de conducción: Mejor resistencia que fuerza

“Entre con calma”, aconseja Ingo Froboese aquí. “Si no te quedas sin aliento, lo estás haciendo bien.” La recomendación: entender el ciclismo como una unidad de resistencia, no como una unidad de fuerza.

Porque: Si se usa mucha fuerza muscular, significa mucha presión en las articulaciones. Y primero tienen que acostumbrarse a la nueva cepa.

¿Qué significa eso concretamente? Es mejor bajar una marcha, literalmente. Lo ideal es una frecuencia de pedaleo de 60 a 80 revoluciones por minuto. Solo hay una cosa que ayuda a tener una idea de esto: contar.

Asegúrate de usar la ropa adecuada

No todo el mundo tiene ganas de ponerse un par de pantalones cortos de ciclista o una camiseta funcional solo para ir al trabajo. Pero vale la pena pensar en la ropa adecuada de antemano: “Eres mucho más flexible con ropa elástica”, dice Tim Böhme de BDR. Las chaquetas rígidas que se levantan en la espalda al andar en bicicleta son mucho más molestas.

“Muchos cometen el error de abrigarse demasiado”, dice Ingo Froboese. Porque: al andar en bicicleta, el cuerpo se calienta, por lo que a menudo puedes guardar una capa de ropa. “Si te estremeces un poco durante los primeros cinco minutos en la bicicleta, no está nada mal”.

Un cortavientos te protege del enfriamiento debido al viento en contra. “Es liviano y cabe en todos los bolsillos”, dice Froboese. Y: se puede poner o quitar fácilmente cuando estás fuera de casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.