Cómo los edulcorantes pueden dañar el intestino

Sus nombres son aspartamo, ciclamato, sacarina y sucralosa. Los edulcorantes se utilizan a menudo en refrescos sin azúcar como Diet Cola, Fanta Zero y productos similares.

Los compuestos obtenidos industrialmente de las plantas tienen un poder edulcorante muy alto, pero sin calorías.

Por eso se utilizan principalmente en productos dietéticos y light.

Definición de la Asociación Alemana de Alimentos
Los edulcorantes son aditivos que endulzan los alimentos pero, a diferencia del azúcar y los sustitutos del azúcar, no aportan energía. Además, no tienen ningún efecto sobre los niveles de azúcar en la sangre o la salud dental.

Efectos a largo plazo hasta ahora poco claros

Los edulcorantes artificiales no son en absoluto inofensivos. Cada vez más estudios están investigando los efectos de los productos químicos en el cuerpo y prueban la influencia en los niveles de azúcar en la sangre, la sensación de saciedad y la salud intestinal. Once edulcorantes están aprobados actualmente en la UE, pero todos con una dosis máxima recomendada. Esto se debe principalmente al hecho de que las consecuencias a largo plazo del consumo regular de edulcorantes aún no se han investigado lo suficiente.

Un estudio actual de la Universidad británica Anglia Ruskin de 2022 muestra por primera vez que el consumo excesivo de edulcorantes artificiales conduce a cambios patológicos en las bacterias intestinales y, en el peor de los casos, puede provocar la destrucción de las paredes intestinales.

Los edulcorantes actúan sobre las células intestinales

Según el estudio, los edulcorantes artificiales como la sacarina, la sucralosa y el aspartamo, que se encuentran principalmente en las versiones dietéticas de los refrescos, pueden inducir a las bacterias intestinales a invadir las células intestinales. Los edulcorantes interactúan principalmente con bacterias intestinales del tipo Escherichia coli (E.coli) y Enterococcus faecalis (E.faecalis).

“Hay muchas preocupaciones sobre el consumo de edulcorantes artificiales, y algunos estudios muestran que los edulcorantes pueden afectar la capa de bacterias que sostienen el intestino, conocida como microbioma intestinal”, dice el autor principal del estudio, Havovi Chichger.

Los resultados demuestran por primera vez los efectos promotores de enfermedades de los edulcorantes artificiales como la sacarina, la sucralosa y el aspartamo. Los edulcorantes apropiados interactúan con las bacterias saludables en el intestino, lo que conduce a una mayor adhesión de las bacterias intestinales, explica Chichger. Las adherencias forman una biopelícula, una película bacteriana resistente que cubre la membrana mucosa del intestino y refleja un desequilibrio en la flora intestinal.

Incluso dos latas de bebida ligera son demasiado

Los autores del estudio enfatizan que incluso las cantidades más pequeñas de edulcorantes pueden causar daño a los intestinos: dos latas de refrescos ligeros conocidos son suficientes para aumentar significativamente la patogenicidad de E. coli y E. faecalis. La sacarina, la sucralosa y el aspartamo tienen efectos perjudiciales similares sobre la flora intestinal, y la sacarina no tiene un efecto significativo sobre la invasión de E. coli.

Los estudios han demostrado previamente los efectos negativos de los edulcorantes en la salud intestinal.

flora intestinal destruida

Otro estudio de la Universidad Anglia Ruskin de 2021 examinó el efecto de los edulcorantes en la flora intestinal. El resultado: los edulcorantes producidos sintéticamente hacen que las bacterias intestinales se adhieran a ciertas células de la pared intestinal, las penetren y las maten, destruyendo así sistemáticamente la flora intestinal. En el mejor de los casos, esto puede conducir a problemas digestivos, pero en el peor de los casos a infecciones, intoxicación de la sangre y falla multiorgánica.

Conclusión

Al consumir productos dietéticos con edulcorantes como Diet Cola y bebidas similares, se deben tener en cuenta los posibles daños y efectos secundarios a largo plazo. Dado que las alternativas de edulcorantes sin calorías aún no se han investigado lo suficiente, pero los estudios actuales muestran claramente los efectos nocivos del consumo regular, es importante tener cuidado.

Si quieres llevar una dieta lo más sana posible, debes utilizar productos orgánicos de alta calidad a la hora de endulzar los alimentos y utilizar alternativas lo más naturales posibles. En lugar del azúcar de mesa convencional, la miel o los edulcorantes, se pueden utilizar frutas secas, dátiles o incluso plátanos maduros y pulpa de manzana para endulzar los platos. Cuando se trata de bebidas, la fruta fresca o el jugo de limón pueden proporcionar variedad en el agua.

ocultar fuentes

fuente

Shil A, Chichger H. Los edulcorantes artificiales regulan negativamente las características patogénicas de dos bacterias intestinales modelo, E. coli y E. faecalis. Revista Internacional de Ciencias Moleculares. 2021; 22(10):5228. https://doi.org/10.3390/ijms22105228

Leave a Reply

Your email address will not be published.