Aqua fitness: Entrena con aeróbic acuático en tu propia piscina

El fitness acuático tiene muchas ventajas: El entrenamiento fortalece todos los músculos, ya que la resistencia del agua requiere hasta un treinta por ciento más de fuerza que en tierra firme. El aquafitness también es un excelente ejercicio contra la celulitis, ya que el movimiento en el agua masajea la piel y los músculos a modo de drenaje linfático.

Estimula el metabolismo en el tejido conectivo y apoya la eliminación de productos de desecho flotantes. Al mismo tiempo, los aeróbicos acuáticos son suaves con los tendones, las articulaciones, los ligamentos y la columna vertebral. Por lo tanto, los aeróbicos acuáticos son adecuados para todos.

6 ejercicios de aquagym en tu propia piscina

Primero: Calentamiento con aqua jogging

Durante los ejercicios, el agua debe llegar al menos al ombligo y al máximo al pecho. La mejor manera de calentar es hacer aqua jogging durante unos minutos:

Con cada paso, levantas los pies del suelo y levantas las rodillas con mucha fuerza. Los brazos se balancean, como trotar en tierra, en ángulo. Luego, varías el ejercicio ya no moviendo los brazos hacia arriba y hacia abajo, sino de un lado a otro.

1) El tornado de agua

Tus piernas están cerradas y ligeramente flexionadas, te paras de puntillas. Dobla un brazo frente a tu pecho, el otro está estirado hacia un lado. Ahora giras la parte superior del cuerpo hacia un lado, las piernas hacia el otro lado y de nuevo hacia atrás, como si estuvieras girando.

2) La rana

Pon tus pies paralelos en el suelo. Levanta los pies del suelo con firmeza, como si estuvieras a punto de saltar. Tire de las piernas contra su cuerpo y baje los brazos hacia los lados.

En una segunda carrera, giras las rodillas hacia afuera mientras saltas, como una rana. Ahora baje los brazos entre las piernas.

3) piernas a horcajadas

Sujétese al borde de la piscina con las manos. Estire el cuerpo hacia atrás, estire las piernas contra la resistencia del agua y vuelva a cerrarlas. Aprieta el estómago y la espalda.

4) El jinete de las olas

Párate con los pies separados a la altura de las caderas y los brazos estirados a los costados en el agua. Dobla las piernas y jálalas hacia el pecho como si estuvieras sentado en el agua.

Mueva los brazos hacia adelante y hacia atrás ligeramente para que pueda sentarse de manera estable. Ahora estira las piernas hacia un lado hacia la superficie del agua. Luego cambia de lado y estira las piernas en la otra dirección.

Repita el cambio varias veces. Te mantienes estable gracias a tus brazos. En la siguiente posición usas los brazos de la misma manera, pero esta vez estiras las piernas hacia adelante. Luego, haga la transición de supino a prono levantando las piernas contra su cuerpo y balanceándose hacia atrás y luego hacia adelante nuevamente.

5) El saltador

Párese a la altura de las caderas, los brazos a los lados. Junte las piernas empujándose del suelo con fuerza y ​​colóquelas en el suelo.

Levanta los brazos a lo largo de tu cuerpo en un ángulo de 90 grados. Asegúrese de que los movimientos de brazos y piernas sean potentes. Luego, lleva tus brazos y piernas a la posición inicial. Los brazos no deben salir del agua durante todo el ejercicio.

6) Boxeo en el agua

Separe los pies al ancho de los hombros, entre en aguas un poco más profundas para que sus brazos queden debajo del agua. Apriete sus manos en puños frente a su caja torácica. Imagina un oponente ficticio al que estás a punto de lanzar algunos buenos golpes. #

Comience con diez golpes por brazo, luego cambie de lado. En una ronda siguiente, cambias de brazo después de cada golpe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.